Hipotecas que han cambiado de índices

Las hipotecas se guían por unos índices que marcan los intereses que el cliente paga por el préstamo concedido para la compra de la vivienda. Cada cierto tiempo estos índices pueden sufrir cambios y variaciones, así que lo que ha sucedido en septiembre del año pasado, cuándo varios índices han desaparecido o han sido modificados no es ninguna novedad.

Actualmente el Euríbor es el índice más utilizado, sin embargo, hasta el uno de enero del año 2000 eral el Míbor el índice de referencia.
Leer el resto de esta entrada »

Popularity: 31% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (1)
Etiquetas:

“Queremos ser tu banco” de Banco Santander para particulares

La promoción “Queremos ser tu banco” del Banco Santander, promete a los clientes que se acojan a la misma que no pagarán comisiones y que gozarán además de otras ventajas adicionales. Pero, ¿se trata de una promoción única? ¿Es realmente interesante? Vamos a analizarla para conocerla un poco mejor.
Leer el resto de esta entrada »

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

¿Qué queda de las Cajas de Ahorros tras la crisis?

La respuesta, por desgracia, es clara: queda poco o muy poco de lo que era una gran red de cajas de ahorros. Pero, ¿qué importancia tenían estas cajas? ¿En qué vamos a notar los ciudadanos su desaparición?

La principal diferencia entre las cajas de ahorros y los bancos es que las primeras son una asociación privada con una finalidad social, en la cual no se reparten dividendos sino que gran parte de sus beneficios van a parar a la obra social que sus consejos decidan. Los bancos son, por el contrario, sociedades anónimas cuya finalidad es la obtención de beneficios para sus socios.  Aunque evidentemente las cajas de ahorros no eran una ONG y sus consejos de administración ganaban unos sueldos más que generosos.

Uno de los principales aspectos en los que se notará su ausencia es precisamente en estos proyectos sociales que se venían desarrollando y que, en el mejor de los casos, serán duramente recortados por los bancos que han absorbido a estas cajas. Otros, directamente desaparecerán ya que el dinero antes empleado para estas se utilizará para el pago de dividendos.

Las diferencias para el pequeño ahorrador

El pequeño ahorrador veía las cajas como algo cercano. Era posible negociar con ellas de tú a tú y en muchos casos no tenían que pagar las excesivas comisiones que cobran los bancos por utilizar sus cuentas y libretas.

Aunque el tema de las comisiones en las cajas siempre ha sido polémico y la Ley finalmente decretó que era legal que se cobraran, estas siempre fueron menores que las de los bancos. También era más sencillo y algo más barato conseguir préstamos personales o financiación para pequeños negocios a través de estas entidades.

Por todos estos motivos las cajas siempre fueron la opción favorita de los pequeños ahorradores para depositar su dinero y realizar pequeñas inversiones. Mucha gente cree que la gran competencia que le hacían a los bancos fue precisamente lo que estuvo detrás de su desaparición.

¿Qué queda ahora?

Pero no se puede negar que las cajas de ahorros sufrieron de una manera especial la crisis del ladrillo. Estas entidades tenían concedidas un altísimo porcentaje de las hipotecas que se daban en España y por tanto sufrieron de un modo especial la morosidad que se produjo cuando el mercado laboral comenzó a acusar las graves heridas de la crisis económica.

A esto hay que sumarle los intereses políticos, ya que las cajas de ahorros siempre han estado muy relacionadas con los gobiernos autonómicos, sobre todo en aquellas comunidades donde tradicionalmente siempre ha ganado un partido.

Tras la ley Ley 26/2013, de 27 de diciembre, la mayoría de las cajas que aun quedaban en pie fueron absorbidas por bancos, ante la imposibilidad de cumplir con los requisitos exigidos por el gobierno central y por Europa para poder seguir operando. Actualmente tan solo quedan dos cajas operativas, la Caixa Ontinyent, de Onteniente y la Colonya, Caixa Pollença de Pollensa, dos pequeñas entidades locales.

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

Cuentas para verdaderos “pequeños” ahorradores

Enseñar a los niños ahorrar es todo un reto para muchos padres, en una sociedad que empuja a gastar cada vez más y que crea en los más jóvenes montones de supuestas necesidades materiales. Los bancos tienen cuentas especiales para estos “pequeños” ahorradores, que si bien no tienen un interés demasiado apetecible por lo general, al menos carecen de gastos.

Existen dos tipos de cuentas de ahorros para niños y adolescentes. Por un lado están aquellas que te obligan a depositar una cantidad mínima cada mes. Se trata de un producto pensado para que los padres puedan ahorrar, por ejemplo para los futuros estudios de sus pequeños.

Una de las cuentas que ofrece más intereses dentro de este tipo de productos, es la de la aseguradora Aegon. La cuenta Aegon Junior está pensada para titulares menores de dieciséis años y ofrece la posibilidad de ingresar cuotas fijas mensuales, trimestrales, semestrales o anuales a partir de cincuenta euros. Los cuatro primeros meses renta un 4 % de intereses y a partir de ahí la rentabilidad oscilará entre un 1 % y un 1,5 %, comunicándose siempre de forma trimestral.
Leer el resto de esta entrada »

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

Conoce las consecuencias legales de convertirte en aval

Con la crisis económica vemos como día tras día aparecen en los programas de noticias imágenes de desahucios a personas que no pueden pagar sus hipotecas. En ocasiones, la historia es aun más cruel, ya que se trata de personas mayores cuya casa estaba pagada desde hace mucho tiempo, pero que la han perdido por haber ejercido de avales con sus hijos.

Mucha gente continúa desconociendo las implicaciones legales que supone convertirse en aval, pero son muchas y muy serias, pudiendo incluso llegar al punto antes comentado, de perder la propia vivienda por el impago de las deudas por parte de la persona por la que hemos respondido.

¿Qué supone exactamente convertirse en aval?

Un aval es una figura jurídica mediante la cual una persona se compromete a abonar una deuda de forma total o parcial, en el caso de que la persona que la contrae deje de pagarla. Siempre debe de tratarse de títulos de crédito, ya que de otro modo no sería un aval, sino un fiador.

Analicemos todo esto paso a paso. Hemos dicho que se puede hacer cargo de la deuda de forma total o parcial. El aval puede avalar el total de la deuda que contraiga el titular del préstamo o hipoteca, o puede hacerse cargo de tan solo un porcentaje de la misma. Por ejemplo, si una persona necesita 300.000 euros para comenzar un negocio, quizás sus propiedades sean suficientes para avalar 200.000 euros, pero necesite alguien que responda por los 100.000 restantes.

Este aval puede presentar una vivienda, un terreno o una nómina como garantías de pago más habituales, dependiendo de la cantidad por la que vaya a responder.

¿Qué sucede si el deudor no paga?

En caso de que se deje de pagar el préstamo o hipoteca, el banco puede demandar directamente al aval, por el porcentaje de la deuda por la que éste se ha comprometido a responder. En el caso que hemos visto, el banco puede demandar al aval por el pago de esos 100.000 euros, pero, y esto es muy importante, también por los intereses que corresponden a ese capital.

Y aquí viene el problema, ya que el aval no se va a encontrar con que el banco lo llame cuándo el deudor deje de pagar una letra para que se haga cargo de la misma. Seguramente, cuándo sea demandado, será porque hay ya una deuda acumulada de varios meses con sus correspondientes intereses y el banco exija el pago total de la deuda y no solo el importe pendiente.

A esto habría que sumar los costes del proceso judicial, que pueden ser elevados y que van a recaer en el aval en  el caso, casi seguro, de que pierda. Por supuesto, la deuda seguirá acumulando intereses durante todo el tiempo que dure el proceso judicial.

Para recuperar su dinero, el aval debe de demandar al titular de la deuda, pasando por otro  largo proceso judicial, con otros gastos añadidos. Y esto siempre y cuando esta persona tenga bienes para responder de la deuda, ya que en muchos casos habrá dejado de pagar porque su situación económica haya empeorado. En este caso, el aval no podrá recuperar su dinero.

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

Comunidad de bienes: escoger la mejor cuenta bancaria

La comunidad de bienes es la forma más básica de asociación entre dos o más personas autónomas con un pequeño negocio en común, en el que ambos aportan bienes y trabajo y además son responsables jurídicos y penales por igual, respaldándose mutuamente. Por tanto, la comunidad de bienes no tiene personalidad jurídica propia, tal como ocurre con una sociedad limitada, por ejemplo.

Lo que si tiene este tipo de sociedad es un NIF propio con el que se emiten facturas de la empresa, por lo que lo más habitual es que también se cuente con una cuenta corriente a nombre de la comunidad de bienes, para poder realizar las gestiones necesarias.
Leer el resto de esta entrada »

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

Comisiones: ¿Cuáles son legales para préstamos e hipotecas?

Cuándo se solicita un préstamo o una hipoteca, son muchas las comisiones que podemos llegar a pagar, todas ellas legales. No todos los bancos aplican cada una de estas comisiones, aunque en muchas ocasiones lo hacen y ni siquiera nos enteramos realmente, ya que van incluidas en la hipoteca y a no ser que leamos toda la letra pequeña nos pasan en muchos casos desapercibidas.

Comisiones antes de formalizar el préstamo o hipoteca

Comisión de estudio: Es un pago que el banco nos carga en concepto de las gestiones que deben de realizar para analizar nuestra solvencia y determinar si somos idóneos para que se nos conceda el préstamo o hipoteca solicitados. A menudo, es una cantidad fija, aunque puede ser un porcentaje del dinero pedido.
Leer el resto de esta entrada »

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

Comisiones: ¿Cuáles son legales en las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son sin duda alguna un arma de doble filo. Lo peor es que la mayoría de las personas desconocen su funcionamiento efectivo y se encuentran en que en algunos casos han firmado contratos que les obligan a pagar más y más dinero, sin ver jamás el final del túnel en el que se han metido.

Esto es debido a que en este tipo de productos, se aplica el interés compuesto. Es decir, si tenemos una deuda de X dinero y se debe por ese dinero un determinado tipo de interés, los intereses devengados se suman al capital pendiente para calcular el siguiente interés, es decir, el mes siguiente deberemos los intereses de X + los intereses pendientes. Por tanto, estamos pagando intereses no solo por lo que debemos, sino también por los intereses que acumulamos por la deuda.

Aunque a priori las facilidades de pago que ofrecen esta tarjetas pueden ser toda una tentación para el consumidor, que ve que puede pagar una cuota fija al mes, bastante baja, lo cierto es que realmente apenas amortiza capital, sumando intereses que generan más intereses, por lo que la deuda se alarga muchísimo en el tiempo. Finalmente, el cliente paga una elevadísima cantidad de dinero sobre la cantidad inicial.

Esto es mucho peor cuándo el cliente sigue utilizando la tarjeta, aumentando la deuda mes tras mes, sin amortizar realmente el capital.

Intereses legales

Para colmo, los intereses de la tarjeta de crédito son muy superiores a los de otros productos, tales como los préstamos personales, que ya no son de por si baratos.

Realmente los bancos y las entidades financieras no tienen unos intereses máximos legales que puedan cobrar por la tarjeta, y lo peor es que suelen esconder su verdadero coste, ya que lo expresan en intereses mensuales en vez de anuales, tal como ocurre con los bancos. Siempre debemos de conocer el TAE (Tasa Anual Equivalente) para saber lo que de verdad nos cuesta la tarjeta de crédito, que suele estar entre el 18 % TAE y el 25 % TAE de media, aunque hay productos de precio superior.

Pero además de los intereses, los emisores de la tarjeta pueden cobrar por los siguientes motivos:

- Saldo excedido= Esto es cuando se realiza una compra que supera el crédito de la tarjeta. No siempre se permite excederse en el saldo. En estos casos lo habitual es que en el siguiente recibo, además del pago habitual se sume la cantidad que se ha superado gravada por un interés.

- Interés de demora= Esto ocurre cuando no pagamos a tiempo un recibo. Un retraso en un solo día ya acarrea un interés de demora, que a menudo es una cantidad fija de unos 30 euros de media por reclamación, a los que se puede sumar una media de un 20% TAE (hasta un 29 % TAE en algunos casos), en concepto de intereses de demora.

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

Comisiones: ¿Cuáles son legales para las cuentas corrientes y de ahorro?

Mucha gente no puede tener una cuenta sin comisiones debido a diferentes motivos. La mayoría de los bancos no tienen una política muy clara sobre las mismas, como pone en evidencia el hecho de que muchas veces, cuándo se va a protestar por un cobro, el banco devuelve el dinero.

Esto pone a mucha gente en la sospecha de que quizás, cuándo han cedido tan fácil, sea porque el cobro era indebido y realmente nunca se debería de haber realizado. Todos deberíamos de tener claro que cobros son legales y cuales se consideran abusivos y por tanto ilegales y no se pueden aplicar.
Leer el resto de esta entrada »

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas:

Cuidado con los microcréditos rápidos

La crisis económica hace que muchas personas se agarren a soluciones desesperadas para intentar paliar una situación tremendamente difícil. En muchos casos se encuentran ante una amenaza de corte del suministro eléctrico, o del agua y necesita una pequeña cantidad de dinero de modo muy rápido.

En estos casos lo habitual es que los bancos tradicionales hayan cerrado ya el grifo y no estén dispuestos a prestar ni un solo euro ya que no hay una nómina o una vivienda que respalde el pago.

La desesperación y la ignorancia sobre productos financieros pueden llevar a estas personas a contratar microcréditos que son auténticos robos a mano armada. Por supuesto no estamos hablando de microcréditos como los ofrecidos por los bancos tradicionales, como BBVA o Santander, sino a otras empresas, algunas de dudosa legalidad, que ofrecen sus servicios a través de Internet o incluso se publicitan por las redes sociales.

¿En qué consisten estos productos?

Se trata del préstamo de cantidades de dinero muy bajas, generalmente de hasta 600 euros, para devolver en un plazo que suele ser de un máximo de un mes. Los intereses son tan elevados que en algunos casos podría hablarse de usura. Veamos algunos ejemplos de estos microcréditos ofrecidos por empresas legales. Un caso aparte, todavía más sangrante,  sería el dinero ofrecido por prestamistas particulares cuyas prácticas llegan a rozar la ilegalidad.

Empresa                                Cantidad a pedir              Plazo a devolver               Cantidad a devolver

Wonga.com                         300 euros                             30 días                                                     390 Euros

Dispon.es                             300 euros                             30 días                                                     393.9 Euros

Como se puede ver, los intereses son realmente muy altos. Algunas de estas empresas ofrecen un primer crédito sin intereses, pero en caso de querer prorrogarlo un mes más por no poder hacerle frente, los intereses superarían en muchos casos los 120 euros.

Conseguir una de estas ofertas libres de intereses puede ser interesante en caso de que por alguna causa no dispongamos de dinero en ese momento, pero sabemos fijo  que vamos a poder pagarlo el mes siguiente.

De todos modos, si disponemos de nómina, siempre es mucho más seguro recurrir al banco y solicitar un anticipo sobre la misma. En algunos casos nos permitirán incluso derivar su pago a la próxima paga extra para que no nos veamos nuevamente apretados al mes siguiente.

El peligro de estos créditos

Debido a su altísimo interés, estos créditos son solicitados principalmente por personas que no tienen otra forma de acceder a liquidez. En muchos casos, al finalizar el plazo, no son capaces de abonar el dinero y se les ofrece una prórroga a un interés aun mayor. Cuándo quieren darse cuenta, deben ya el doble de lo que han pedido y se ven impotentes para pagar la deuda.

Estos microcréditos, además de abusivos pueden resultar muy peligrosos y no son recomendables para ningún tipo de cliente. Si tras descartar todas las posibilidades nos vemos obligados a contratar uno de estos productos debemos de leer antes toda la letra pequeña, intentar conseguir una oferta sin intereses y, por supuesto, abonarlo en el plazo pactado para evitar males mayores.

Popularity: 30% [?]

Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter | Comentarios (0)
Etiquetas: