Comparativa de préstamos

Descubre la comparativa de préstamos de Banqueando, una herramienta donde publicaremos periódicamente los mejores préstamos del mercado en España. Si conoces algún producto que creas que deba estar en este ranking de préstamos, no dudes en contactar con nosotros.

Noviembre 2014

Préstamo Plazos y cantidades Tipo de interés
Comparativa de préstamos (flecha naranja) Préstamo Naranja – ING Plazo máximo: 10 añosCantidad mínima: 3.000 €

Cantidad máxima: 60.000 €

A partir del 7,50 % Comparativa de préstamos (boton info)
Comparativa de préstamos (flecha naranja) Crédito Precondedido – OpenBank

Plazo máximo: 10 años

Cantidad mínima: 1.000 €

Cantidad máxima: 12.000 €

10,48 % Comparativa de préstamos (boton info)
Comparativa de préstamos (flecha naranja) Préstamo Lendico Plazo máximo: 5 años

Cantidad mínima: 600 €

Cantidad máxima: 25.000 €

6,30 % Comparativa de préstamos (boton info)
Comparativa de préstamos (flecha naranja) Préstamo 4 clicks – Cetelem Plazo máximo: 8 añosCantidad mínima: 6.000 €

Cantidad máxima: 30.000 €

8,95 % Comparativa de préstamos (boton info)

Simulador de préstamos de Banqueando

Además, en nuestro  simulador de préstamos podemos comprobar qué préstamo se adapta mejor a nuestras necesidades.

Préstamos personales

Los préstamos personales son un producto bancario que nos permite como cliente (o deudor) ingresar una cantidad de dinero de una entidad financiera (o prestamista).

Como deudores tendremos que devolver el capital que nos ha prestado la entidad financiera – más los intereses pactados. Realizaremos la devolución mediante el pago de cuotas mensuales.

La garantía con la que cuenta este tipo de producto bancario puede ser de dos tipos:

  • Personal. En este caso, el deudor responde con sus bienes presentes y futuros en caso de impago de la deuda.
  • Avalada. En este caso, contamos con un avalista (un tercero) que responderá por nuestra deuda en caso de impago.

Como normal general, los préstamos personales suelen estar destinados a la compra de bienes y servicios de consumo. Si necesitas un préstamo para el coche o te hace falta financiar unos estudios, los préstamos personales son la opción perfecta. De la misma forma, otras actividades para las que se suelen pedir préstamos personales son la reforma de una casa o unas vacaciones. En este último caso, deberíamos revisar con detenimiento si realmente nos conviene pedir un préstamo o reorganizar las vacaciones – ya que podemos llegar a la conclusión de que estamos ante un gasto superfluo e innecesario (aunque se trate de un servicio de consumo)

La cantidad de dinero puede variar enormemente, con una horquilla que puede ir desde los 1.000 euros (e incluso menos en caso de algunas financieras) hasta los 60.000 euros. De la misma forma, los períodos de devolución pueden ser de meses o años. En cualquier caso, la cantidad solicitada nunca será tan elevada como en el caso de los préstamos hipotecarios.

Para garantizar en la medida de lo posible el pago riguroso de las cuotas, la entidad financiera o de crédito realizará un estudio de solvencia donde se evaluarán los ingresos del cliente (nóminas, rentas) y sus bienes o patrimonio. Una vez realizada este estudio se determinará si es apto o no para la concesión del préstamo.

Comparativa de préstamos (prestamos personales 300x200)

Los clientes suelen pagar un tipo de interés más algo por este tipo de préstamos, dado que son de concesión más rápida (especialmente al no comprometerse ningún bien en concreto)

Crédito al consumo

Debemos hacer una mención y específica al crédito al consumo, por su regulación especial. Estos contratos, regulados con una ley específica de contratos de crédito al consumo, intentan proteger la figura del consumidor.

Imaginemos que queremos comprar un televisor nuevo y cuyo coste sea demasiado elevado para realizar un único pago. En este caso, la tienda o gran almacén donde tengamos pensado adquirir el producto puede (y suele) ofrecer una línea de crédito. Gracias a esta financiación, podremos aplazar el pago de la cantidad total.

La ley pone especial atención a la protección de los consumidores en todos los pasos de contratación del servicio. Desde la publicidad hasta la firma final pasando por la información proporcionada antes de formalizar el contrato.

Como peculiaridad, el crédito al consumo debe ser de al menos 200 euros para estar regido por las disposiciones por la ley correspondiente.

Diferencia entre préstamo y crédito

Ambos productos responden a la necesidad de financiación de una familia o empresa. La principal diferencia entre un préstamo y un crédito es que los primeros suelen estar destinados a la compra de un bien determinado. Por el contrario, los créditos no tienen una finalidad definida.

Contratación del préstamo

A la hora de contratar un préstamo con una entidad financiera debemos tener en cuenta multitud de factores para asegurarnos de que las condiciones que obtenemos son las óptimas. Con la comparativa de préstamos de Banqueando podréis conocer los préstamos con las mejores condiciones mensualmente para que podáis tomar una decisión meditada y consciente.

Importe

El importe de un préstamo es el capital o cantidad de dinero que pone a nuestra disposición la entidad de crédito correspondiente.

Por un lado, debemos asegurarnos de el importe satisface nuestra necesidad (la matrícula de un curso, el precio de un coche).  Por el otro lado, debemos asegurarnos de que tendremos la capacidad de devolver el préstamo sin que ello suponga una carga excesiva para nuestra economía doméstica. Para ello, debemos evaluar nuestra capacidad de endeudamiento analizando nuestros ingresos (presentes y futuros) y las previsiones laborales o económicas de nuestro hogar.

Comparativa de préstamos (comparativa prestamos 300x224)

Plazo

El plazo hace referencia al período de tiempo estipulado con la entidad financiera para la devolución del importe con los intereses correspondientes.

Podemos establecer cualquier plazo con nuestra entidad financiera, aunque normalmente suelen ser plazos más cortos que los préstamos hipotecarios (que suelen durar 20 años como mínimo).

Como normal general, debemos tener en cuenta que cuanto más tardemos en devolver el préstamo, menos elevadas serán las cuotas mensuales (aunque proporcionalmente vayamos a pagar más porque aumentan los intereses)

Además, si contratamos un préstamos a tipo variable debemos (al igual que ocurre con los préstamos hipotecarios) tener en cuenta las fluctuaciones de los tipos a lo largo del tiempo.

Por último, debemos consultar con nuestra entidad financiera si podemos acortar el plazo de devolución sin incurrir en gastos (ya que no todas las entidades permiten devolver el dinero antes de tiempo)

Otras condiciones

En muchas ocasiones, las entidades financieras nos ofrecerán descuentos en los tipos de interés si contratamos otros servicios bancarios. Vale la pena valorar estas opciones antes de contratar un préstamo.

  • Es posible que tengamos que domiciliar nuestras nóminas o recibos de la luz o gas.
  • Pueden pedirnos la contratación de un seguro.
  • Podemos suscribir contratos de otros servicios financieros (tarjetas) o de inversión (planes de pensiones)

Tipos de interés

Los tipos de interés son el instrumento con el que cuentan las entidades de crédito para cobrar por prestar dinero a sus clientes.

El sistema francés de amortización de cuotas nos garantiza unas cuotas constantes durante la vida del préstamo (siempre que los tipos de interés no varíen). La cuota que abonamos (normalmente con periodicidad mensual) se dividen en capital e interés.

Interés fijo

Si escogemos un préstamo con interés fijo, tendremos una cuota fija durante la vida del préstamo. Normalmente en los préstamos se aplica el TAE (tasa anual equivalente).

Interés variable

Igualmente, la devolución de los préstamos puede estar sujeta a un interés variable. En este caso, hablamos de préstamos en moneda de extranjera (a los que se le aplican un tipo de cambio variable) o los préstamos vinculados a índices (como el Euribor).

Costes del préstamo

Debemos tener claro que las entidades bancarias suelen aplicar otros costes además de los tipos de interés: se trata de las comisiones. Las entidades de crédito pueden aplicar comisiones por cualquier servicio relacionado con la concesión del préstamo. Las más comunes son:

  • Comisiones de estudio para la evaluación de la solvencia y la viabilidad el préstamo.
  • Comisiones de apertura por los trámites que realiza la entidad de crédito al abrir el préstamo.
  • Comisión por cambio de garantías si decidimos modificar las condiciones del préstamo.
  • Comisión por cancelación si decidimos pagar anticipadamente el préstamo.
Compártelo: Menéame Negóciame del.icio.us Technorati Facebook Twitter