Ahorro Nómina de Caja Laboral

Uno de los productos que nos encontramos en la oferta de servicios de ahorro de la Caja Laboral es este denominado Ahorro Nómina.

Se fundamenta en la existencia de una Cuenta de Ahorro sistemático, de alta remuneración, basado en el ingreso periódico y mensual de una cuota de libre elección. Para aquellos que tengan la nómina domiciliada en Caja Laboral. Es como decirlo coloquialmente un plan de ahorro que solo puede ser aperturado por los clientes con nómina domiciliada en la entidad.

Ahorro Nómina de Caja Laboral (logo1)

Con este producto se persigue el sacar el máximo provecho a ese dinero que mes a mes, producto de tu nómina, va ahorrando en su cuenta habitual y se queda inactivo.

De forma cómoda y rentable, podrá ahorrar con regularidad de cara a una posterior inversión, reformas, compra de coche, viajes, etc. Además hablamos que en estos momentos la entidad da una rentabilidad a este producto del 2,5% TAE en el primer año.

Entre los elementos diferenciadores de este producto nos encontramos con:

  • Liquidación y abono anual de intereses.
  • Renovación automática por otro periodo anual.
  • Cuota mensual del 1er año: mínimo 30 €, máximo 300 €, en múltiplos de 10 € (con posibilidad de modificarlo en cualquier momento).

Tras la primera renovación anual, el importe de la cuota puede ser modificado hasta un máximo de 1.000 €.
Con libre disponibilidad y sin comisiones. En el primer año, no se permite la cancelación parcial pero sí la total, en cuyo caso se aplicará una retribución del 1%. A partir de la primera renovación anual, el importe mínimo de una cancelación parcial es de 1.000€.

Leer Más

Hipoteca Inversa

Hipoteca Inversa (Banqueando 291110 fbuenonet 300x225)Dentro del complejo micromundo hipotecario podemos acceder a una amplia colección de productos con características diversas. Uno de los ejemplos de lo diversa que puede ser esta oferta es el préstamo del que os vamos a hablar.

Aunque en los últimos años las entidades han comenzado a promocionarlo, aún es bastante desconocido a pie de calle. Ahí van las características de la hipoteca inversa.

¿A quién va dirigido?

Este es un producto pensado para clientes de edad avanzada. Pueden recurrir a ella quienes superen los 65 años o sufran de una situación de dependencia.

¿Cómo funciona?

Al contrario que en una hipoteca normal no es el cliente sino la entidad la que paga una cuantía a este. Se trata, por tanto, de un préstamo o crédito hipotecario con el que el propietario de una vivienda recibe de una entidad financiera o aseguradora una serie de pagos periódicos o un pago único. (más…)

Leer Más

¿Qué es una oferta vinculante?

¿Qué es una oferta vinculante? (fotoflickr banqueando juantiagues 18112010 300x224)Si os habéis fijado, uno de los temas más activos en los comentarios de Banqueando durante los últimos días es la subrogación de hipoteca de ING.

Leemos por ejemplo que, tras enviar la documentación a la entidad, Gus avanza:

Ya han revisado la documentación, me han avisado por SMS y por teléfono me han dicho que es viable económicamente. Ahora van a pedir una nota simple al registro y comprobar con la escritura de mi hipoteca que mejoran mis condiciones. Si todo es correcto le presentarán a mi caja la oferta vinculante.

Por si os surgen dudas, os aclararemos este último concepto:

La oferta vinculante es el documento que una entidad entrega al cliente y en el que se especifican las condiciones del nuevo préstamo.

En el caso de préstamos hipotecarios, cuando una entidad recibe una propuesta de subrogación presenta a la entidad a la que está ligada el cliente una oferta vinculante en la que se indican las nuevas condiciones para dicha hipoteca.

Esta debe presentarse por escrito, ir firmada por el representante de la entidad y especificar las condiciones financieras que se vayan a aplicar (podéis consultar el listado de cláusulas en la página del Banco de España). El plazo de validez de esta oferta será de 10 días hábiles desde su entrega.

El paso siguiente sería que la el banco o caja del cliente decida si iguala la oferta, que se denomina enervar, o, en caso contrario, deja marchar la hipoteca.

+ info| BancodeEspaña

Imagen| Juantiagues

Leer Más

Tipos de amortización

Tipos de amortización (Banqueando abaco 091110 300x200)Recientemente publicamos un post sobre un tema bastante debatido en los últimos meses, la posibilidad de amortizar la hipoteca. Como nunca está de más repasar los conceptos, vamos a incluir también el término en nuestro diccionario económico.

Aunque la expresión amortizar tiene diversas definiciones, nos centraremos en la parte que más nos interesa. Se trataría entonces de reembolsar el capital de una deuda o un préstamo de forma gradual. En este caso, cada pago o cuota sirve para pagar los intereses y reducir la deuda.

Hay que recordar que cuando un banco o caja financia nuestra hipoteca o préstamo utilizará uno de los siguientes métodos para amortizarlo.

  • Sistema francés o de amortización progresivo: Se trata del sistema más utilizado. En este caso la cuota permanece constante a lo largo de la vida del préstamo. Su pecualiaridad es que con tiempo las cuotas destinadas a la amortización de capital son mayores y las cuotas de interés van disminuyendo, dado que el capital pendiente por amortizar decrece.
  • Sistema alemán o de amortización constante: La amortización de capital es fija, por lo que los intereses y la cuota total son decrecientes.
  • Sistema americano: A diferencia de los anteriores, en este caso se pagan los intereses de la deuda, que permanece constante y se liquida en un sólo pago. Para ello es preciso ir realizando aportaciones periódicas a un fondo de amortización.

+Info|Wikipedia

Imagen|ThomasClaveirole

Leer Más

Bonificación, ¿nos conviene realmente?

Es muy probable que os hayáis fijado en las diferentes técnicas que utilizan las entidades financieras para incentivar a sus clientes. De un modo u otro utilizan recursos para fidelizar a los viejos clientes y, al mismo tiempo, conseguir nuevas altas en sus filas.

Uno de las estrategias más populares es la bonificación. Es decir, el tipo de interés de un producto se puede aumentar o reducir en función del grado de vinculación que el cliente tiene con la entidad. A mayor relación con la entidad, se supone que mayores serán los beneficios para los consumidores. Normalmente estas bonificaciones están sujetas a unos límites mínimos y máximos.

Este sistema se utiliza con frecuencia para promover la contratación de hipotecas, depósitos, cuentas, etc.

¿Compensa la bonificación?

Aunque muchas veces pueda parecer que, por ejemplo, una hipoteca bonificada nos resultará más económica que otra sin bonificar, lo cierto es que es necesario analizar las características de cada producto detenidamente. En ocasiones, no nos compensará realmente la bonificación porque el coste que nos supone será más caro que el descuento que nos hacen. Siempre es cuestión de analizar las condiciones con detalle, pero no hay que dejarse impresionar por las ofertas a primera vista.

Leer Más

Tesoro Público

Tesoro Público  (Imagen flickr ericaballero 310510)Tengo que reconocer que desde pequeña siempre me resultaron curiosos y misteriosos los anuncios televisivos del Tesoro Público. Nunca entendía claramente en que consistía esta enigmática inversión pero su nombre me producía cierto interés. Las cosas han cambiado desde entonces y ahora no ha sido la televisión sino una oleada de llamativos banners los que han atraído mi atención nuevamente hacia estos productos, de los que tanto se habla últimamente.

Por este motivo, esta nos parece una buena ocasión para incluir una breve explicación de los mismos en el diccionario económico de Banqueando.

En primer lugar convendría definir de qué estamos hablando:

¿Qué es el Tesoro Público?

Se trata de un tipo de inversión caracterizado por su aspecto conservador. El Tesoro está formado por el mercado de deuda pública nacional, es decir, todas aquellas deudas que el estado contrae con los ahorradores particulares y/o otros países. Esta es una de las diferentes formas que el estado tiene de financiarse para poder cubrir sus necesidades. (más…)

Leer Más

Diferencial: ¿qué es?

Diferencial: ¿qué es? (flickr diferencial dimusics 250909)Israel nos preguntó hace algún tiempo:

¿Qué significa eso del diferencial, el interés que los bancos nos cobra?

Es de los términos que usamos tan a menudo que a veces podemos olvidar que puede no quedar del todo claro.

Diferencial es como el margen que el banco mete respecto a algún índice concreto. El índice más conocido es el Euribor. El Euribor es la media del tipo de interés que se cobran los bancos europeos entre sí. Entonces, debemos imaginarnos la situación:

  • Pedimos 100.000€ al banco para la hipoteca.
  • El director del banco no los tiene en su cajón. El banco acude al mercado a pedir el dinero.
  • Al banco le cobran un interés de 1,50% (por ejemplo).
  • Si el banco quiere hacer algo de beneficio (que por supuesto, quiere), a nosotros no nos lo va a dejar al 1,50%, le va a meter un margen, que es el diferencial.
  • En conclusión nos dice que a nosotros nos cobra el 1,50 + un diferencial de 0,50. Es decir, al 2%.

¿Por qué no dicen directamente que nos cobran el 2%? Pues porque como el Euribor va cambiando, para poder adaptarse al precio de mercado, lo que consiguen con el diferencial es asegurarse el nunca perder dinero (cómo no…), al concretar que siempre cobrarán un diferencial por encima de ese índice. (más…)

Leer Más

SICAV: o de cómo los muy ricos ahorran impuestos

SICAV: o de cómo los muy ricos ahorran impuestos (flickr ricos 210909)SICAV significa Sociedad de Inversión de Capital Variable.

Es lo que se crean los muy muy ricos en España para hacer sus inversiones y ahorrar un pastón en impuestos. ¿Por qué? Porque las SICAV están exentos de varios impuestos: el de creación de la sociedad, la de aumento, fusión o escisión… no pagan los impuestos de Transmisiones Patrimoniales ni Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, como el resto de los mortales. Y, sobre todo, tributa como sociedad al 1%, en vez de al 35%. Eso sí, cuando hace “líquidos” sus beneficios, pagan el 18%, como todos.

Pero es una diferencia muy fuerte. ¿Por qué existe esto?

Pues porque en teoría está destinado a inversión colectiva. Se justificaba porque al ser muchos, no tenía sentido pagar un 35% pues tú metías la pasta y “te olvidabas”, perdías el control del dinero. Y se aplicaba el cobro de impuesto cuando cobrabas el dividendo (igual que cuando abrimos un depósito en un banco, vamos, que el banco realmente está moviendo el dinero, pero nosotros ni nos enteramos).

Por estatutos deben estar compuestas por más de 100 inversores. Aunque en realidad en la actualidad casi todas estas sociedades suelen ser “el ricachón y sus 100 mariachis“, vamos, nombres de paja que sólo ponen eso, el nombre. En realidad es una forma que usan los muy ricos para gestionar su cartera de inversiones ahorrándose, como decíamos, un pastizal.

¿Y por qué no podemnos abrir una nosotros, si es tan estupendo? Pues ya nos gustaría, jejeje. Pero hay que tener un mínimo de 2.400.000€. Ahí es nada. (más…)

Leer Más

Crédito hipotecario

Crédito hipotecario: la entidad lo que hace oficialmente es poner a tu servicio una línea de crédito de la que tú puedes sacar el dinero cuando lo necesites y lo vas devolviendo según tus posibilidades (con unos límites, claro), pero tienes posibilidad de, por ejemplo, pagar la casa, a los 5 años sacar dinero para comprar un coche,  a los 3 años sacar dinero para las vacaciones, para comprar flores a la pareja… Claro, lo más habitual es que la gente NO haga eso. Firman su crédito hipotecario pensando que es una hipoteca normal, pagan su vivienda y a pringar con la cuota, como todo hijo de vecino. A la hora de tratar de mejorar las condiciones en otra entidad, descubrem que no se pueden subrogar.

¿Por qué?

Pues porque la subrogación es para préstamos hipotecarios, no para créditos. Es como si, por ley, el producto del crédito fuese considerada una commodity, un producto de lujo, que vas a contratar para lo que comentábamos antes (operar al perro, hacer un cenador en el jardín, irte a las Bahamas…). Claro, pero en la entidad nadie te lo explicó así.

La única alternativa está en un cambio de hipoteca, que suele tener el triple de costes de gestión que una subrogación.

Préstamo hipotecario: es lo común, la entidad te deja una vez una cantidad de dinero y tú se lo devuelves poco a poco, con la vivienda como garantía. Puede subrogarse a otra entidad.

Leer Más

Préstamo hipotecario

Préstamo hipotecario: es lo común, la entidad te deja una vez una cantidad de dinero y tú se lo devuelves poco a poco, con la vivienda como garantía. Puede subrogarse a otra entidad.

Crédito hipotecario: en este caso, la entidad lo que hace oficialmente es poner a tu servicio una línea de crédito de la que tú puedes sacar el dinero cuando lo necesites y lo vas devolviendo según tus posibilidades (con unos límites, claro), pero tienes posibilidad de, por ejemplo, pagar la casa, a los 5 años sacar dinero para comprar un coche,  a los 3 años sacar dinero para las vacaciones, para comprar flores a la pareja… Claro, lo más habitual es que la gente NO haga eso. Firman su crédito hipotecario pensando que es una hipoteca normal, pagan su vivienda y a pringar con la cuota, como todo hijo de vecino. A la hora de tratar de mejorar las condiciones en otra entidad, descubrem que no se pueden subrogar.

¿Por qué?

Pues porque la subrogación es para préstamos hipotecarios, no para créditos. Es como si, por ley, el producto del crédito fuese considerada una commodity, un producto de lujo, que vas a contratar para lo que comentábamos antes (operar al perro, hacer un cenador en el jardín, irte a las Bahamas…). Claro, pero en la entidad nadie te lo explicó así.

La única alternativa está en un cambio de hipoteca, que suele tener el triple de costes de gestión que una subrogación.

Leer Más